Neoludismo

Durante la revolución industrial, cuando se acabada de producir la transición del campesinado al proletariado en las industrias emergentes, apareció un movimiento violento, con una buena aceptación social llamado Ludismo. Los ludistas, encabezados por un tal Ned Lud (que después se descubriría que era un hombre ficticio), se organizaban para destruir la maquinaria industrial a lo largo de la vieja Inglaterra, ya que le achacaban a ella la aparición de un nuevo elemento que, hasta la fecha, era desconocido: el desempleo.

La teoría era fácil: si las máquinas quitaban trabajo a los obreros, por tanto si se destruían estos volverían a recuperar su trabajo. Una idea simple y que consiguió un cierto apoyo popular pese a la fuerte persecución de la que fue víctima.

Ahora no se destruyen máquinas (salvo contados ataques de ira frente al ordenador), pero sí que está existiendo una tendencia en dónde el avance tecnológico se traduce en la desaparición de trabajadores en algunas empresas. Les pondré unos ejemplos: ya se han realizado pruebas con teleoperadores virtuales, en dónde el cliente que llamaba no detectó que estaba hablando con una máquina y ésta fue capaz de resolver los problemas planteados de una forma rápida y eficiente. Otro ejemplo: las app y programas de traducción conseguirán que, dentro de no muchos años, no sea necesario aprender idiomas para comunicarnos y traducir textos a otras lenguas. Y un último dato: una empresa de hamburguesas muy conocida, pretende substituir a sus empleados por máquinas en sus restaurantes.

Vale, tengo que admitir que estos avances tecnológicos tienen sus ventajas: al no existir empleados, sólo máquinas; el servicio será mucho más barato y asequible. Cosa ya pasa en las gasolineras sin personal, en los hoteles dónde el recepcionista es una máquina expendedora o en las autopistas en las que tienes que meter las monedas en una especie de aparato para que te abra la barrera. Pero también debemos ser conscientes que si se suprimen este tipo de trabajos, muchos, quizás demasiados trabajadores, se quedarán sin un empleo y eso, sí que puede ser peligroso.

No es algo nuevo que una máquina substituya a un empleado, pasaba en la revolución industrial, pasaba a principios del siglo XX y pasa ahora. También es cierto que aparecían nuevos empleos que servían para recolocar a los desplazados tecnológicos, pero esa tendencia se está ralentizando, ya que ahora es la tecnología quién suplanta los nuevos empleos.

Admito que parezco catastrofista, y mis afirmaciones están más próximas a Blade Runner o Terminator que a una oda al progreso científico. No me gusta ser pájaro de mal agüero y tampoco pretendo hacer manifiesto en contra de la tecnología para animaros a vivir al estilo Amish. Lo único que pretendo es que nos paremos a pensar hasta qué punto nos sale rentable pagar unos céntimos menos por gasolina, o unos euros de ahorro a la hora de abonar nuestra habitación de hotel cuando el que nos atiende es un empleado que nos ofrece un trato personal y cercano a cambio de un salario.

Anuncios

3 pensamientos en “Neoludismo

  1. No en todos los casos donde se instalan máquinas se pierden trabajos, al fin y al cabo se creará empleo en el sector de mantener, reparar y colocar esas máquinas. Pero sí estoy de acuerdo con tu reflexión final, hay en cosas en que prefiero un trato personal y directo, como en las autopistas o en los cines. Me niego a pagar sin que me atiendan, y en ciertas cosas así deberíamos hacer todos. Biquiños!

  2. El otro día en la Autovía A6, la chica que me atendió para cobrarme el peaje me dió un díptico con el que trataban de incentivar a los usuarios a pagar en la caja automática. Me pareció lamentable por parte de la empresa el hecho de someter a los empleados a semejante humillación. Era como si los propios trabajadores tuviesen que incentivar su propio desempleo… ¿Hasta dónde tenemos que llegar?

  3. No veo diferencias entre tu razonamiento y el de Ned Lud en el Siglo XIX.

    Además, el que prefiera que le sirvan el combustible que escoja gasolineras con operarios y si son mayoría las empresas los mantendrán….. Pero otra cuestión es obligar a la existencia de operarios porque “es mejor” o se pierden puestos de trabajo (lo que se ve y lo que no se ve, “Bastiat”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s