El viento que mueve las hojas

Cuando una productora de animación gallega se decidió realizar la película “El bosque animado” se encontraron con varios problemas. Uno de ellos me ha llamado poderosamente la atención.

Entre los personajes de este film, basada en la obra homónima de Wenceslao Fernández Flórez, están los árboles que habitan tranquilamente en la Fraga de Cecebre (a escasos kilómetros de Coruña). Estos miembros del mundo vegetal gozaban de cierta humanización: hablaban, se movían y, sobre todo, agitaban sus hojas.

Hacer animación no es fácil (eso la yo imaginábamos), pero lo que desconocía es que se para la realización de la misma se tenía en cuenta hasta el más mínimo detalle. Uno de estos detalles, era tener en cuenta los principios físicos y matemáticos para conseguir que el movimiento de las hojas mecidas por el viento fuesen los más fidedignos posibles.

Como podrán suponer, no todos los animadores tenían estos conocimientos científicos, por lo que desde de dirección se decidió formar a uno de ellos en conceptos básicos de física. Craso error. Los trabajadores no lograron asumir estos conceptos y las acciones formativas resultaron ser un fiasco.

La empresa se encontraba en una tesitura, necesitaban a alguien que tuviese esos conocimientos y que fuese capaz de realizar los diseños por ordenador. Entonces fue cuando llegó la inspiración. Si era imposible formar a los dibujantes en conceptos físicos, ¿por qué no formaban a un físico en conceptos de diseño?

Así lo hicieron: buscaron a un físico con capacidades para la animación, lo formaron en el diseño por ordenador y lo incorporaron al equipo. El resultado fue un éxito, no sólo para la película, sino también para el interesado que llegó a participar en producciones animadas de Hollywood.

Esta historia, la podemos tener muy en cuenta cuando iniciamos un proceso selectivo. Al buscar nuestro candidato ideal, todos tendemos a buscar al candidato perfecto y por ello exigimos que los aspirantes tengan ya toda la formación que se precisa para un perfecto desempeño. Que si siete años de experiencia, que si manejo modo experto de SAP, Winsuite, Sistema Red, Prezi, Office 3000, MS-Dos, Programación JAVA, inglés bilingüe y conocimientos de tagalo… todo se nos va en pedir. Debemos ser conscientes que en mucho de los casos sería imposible encontrar al candidato perfecto e ideal para el puesto a cubrir, más que nada porque si existe ya estará trabajando o no aceptará la birria de sueldo que estamos dispuestos a abonar.

En muchos casos debemos plantearnos la necesidad de que la organización se verá abocada a realizar formación sobre los nuevos empleados. Es difícil, es costoso, puede que no salga del todo bien. Pero también es fundamental tener presente que nuestra organización no puede dejar pasar el talento y, en la mayoría de los casos, es un talento aún por explotar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s