Veinte

Hoy me han rechazado por vigésima vez en un proceso selectivo. Sí, me han impugnado veinte veces, o lo que es lo mismo, me han dicho en una veintena de ocasiones que mi perfil no acaba de adaptarse al empleado tipo que están buscando.
Suena muy frustrante, y en cierta medida lo es; incluso soy consciente que algunos de ustedes que están leyendo este post serían incapaces de soportar tanta cantidad de “noes” seguidos, pero yo sí que he logrado sobreponerme, y en el fondo descubrí que lo que no mata, en realidad, te hace más fuerte.
Las primeras veces fueron las peores, “no eres lo que buscamos”, “tienes un excelente perfil pero lo sentimos” o simplemente recibías un silencio como respuesta. Entonces era cuando volcabas sobre tu conciencia una autocrítica destructiva: no eres bueno, eres un incompetente, no sabes venderte bien, no has hecho lo suficiente, nunca encontrarás un empleo, no tienes formación requerida y es necesario que te machaques. La verdad es que puedo a llegar a ser tremendamente cruel conmigo mismo, pero también es verdad que sin tanta verdad asumida a sangre fría, nunca conseguiría avanzar como lo he hecho.
En las siguientes ocasiones, las criticas ya empiezan a ser más constructivas, y comienzas a establecer una estrategia frente a las futuras entrevistas: qué es lo que están buscando, que cualidades mías puedo potenciar frente al entrevistador o cómo puedo disimular mis puntos débiles. La verdad es que puede decir que estas acciones no me han salido del todo mal, pese a que aún sigo sin ser el elegido.
20Y así es como ves pasando el tiempo: día a día, mes a mes, año a año, así hasta llegar al mes número 22 de búsqueda activa de empleo y a tu vigésimo no en un proceso selectivo. En este momento puedo decir que he dejado atrás la frustración, aún conservo fuerzas y ganas de demostrar (como ya lo hice con anterioridad) que en realidad soy la mejor opción para las empresas; que más importante que lo que he hecho hasta ahora es lo que seré capaz de hacer con lo que he aprendido en este tiempo.
Estoy convencido que lo lograré, tendré un puesto de trabajo, pero también sé que el trayecto será complejo y difícil (como lo ha sido hasta ahora). Pero también sé que cuando una empresa me contrate se llevará a un empleado formado (este tiempo también me he volcado con la realización de nuevos cursos), competente (he sabido adaptarme a las necesidades del mercado en una situación compleja) y sobre todo, un trabajador que es capaz de crecer y superar las adversidades y eso, no se suele ver reflejado en los curriculums.

Anuncios

5 pensamientos en “Veinte

  1. Ánimo! Yo estoy igual…bueno a mi simplemente ni me llaman para las entrevistas…. O buscan relaciones laborales…. O me falta experiencia (que a este ritmo no se como la voy a coger)… Pero bueno ánimo!

  2. Pingback: Veinte entrevistas de trabajo fallidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s