De un año a esta parte

Hace un año que he empezado una búsqueda de empleo en el sector de los recursos humanos; búsqueda que aún continua a día de hoy. Para muchos puede parecer un fracaso, para mí ha sido el mayor periodo de crecimiento profesional y personal en mis veintiocho años de existencia.

Lo que en un principio puede parecer una larga (o infinita) travesía por el desierto, ha supuesto un periodo de reafirmación hacia mi autentica vocación: los recursos humanos. Vocación a la que, hoy más que nunca, estoy dispuesto a dedicarme y a crecer como profesional.

Estos 366 días me han servido para entender que por muy profunda que sea la crisis, es mucho peor el inmovilismo; que son más efectivos diez candidaturas bien direccionadas que cien curriculums mandados a los loco; que para ser contratado, en primer lugar tienes que ser visto (importancia de las redes sociales); que, como siempre dice mi madre, “hay que tener amigos hasta en la puerta del infierno” y para eso es fundamental cuidar los contactos del Linkedin; que más importante que lo tienes es lo que puedes aportar a las organizaciones; que existen infinitas formar de diseñar un cv, tantas como ofertas de trabajo quieras presentarte; que si te rechazan en una entrevista, no lo tomes como un fracaso, sino como un entrenamiento para afrontar la siguiente; que por muchas puertas que  se cierren, allá, en el fondo, puedes ver como se entreabre una diminuta ventana.

Reloj de arenaCreer que ya sabes los pasos a seguir en la búsqueda de empleo es el primer error que te encontrarás… todo lo que has aprendido o te han enseñado en la universidad, se ha quedado obsoleto. Tienes que estar, tienes que dejarte ver en la web, tienes que aportar valor y, sobre todo, tienes que aprender a olvidar lo aprendido. Cuida tú imagen en la web, haz que te sigan, sigue a gente, interactúa (puedes aprender muchísimo), saca el máximo partido a tu perfil en Linkedin (remite a los seleccionadores al mismo, déjate descubrir…); inténtalo todas las veces que puedas (no debes permitirte el lujo de no optar a ninguna oferta de trabajo), escucha a los que saben y enseña a los que no; no te arrincones en el sofá, traza una agenda diaria, como si estuvieses en tu trabajo; abre los ojos y los oídos, aún queda mucho por aprender… y lo más importante, esfuérzate como siempre, lucha como nunca, sé constante, y pedalea hasta que duela, si duele, es que lo estás haciendo bien.

De un año a esta parte, he aprendido muchas cosas, y me he encontrado con todo tipo de gente, los que facilitaban el camino y los que te tiraban troncos a las ruedas. De todo este trayecto sólo tengo una cosa clara, que cuando una empresa que contrate, se llevará a su equipo 366 días de esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s